LA INTERPRETACIÓN EN EL SSI